ver stv en directo bienvenido a stv

Iglesia-Religiones


1051 domingo 3 agosto 2014 La hoja parroquial de Arnedo ‘Nuestras Parroquias’

Categoría : Iglesia Cristiana Pentecostés MMM en Arnedo
STVRioja Baja
STV RIOJA 24 H. www.stvrioja.com Hojas Parroquiales 1051 domingo 3 agosto 2014
La hoja parroquial de Arnedo ‘Nuestras Parroquias’

LECTURA PERMANENTE: www.stvrioja.com/tvlocal-32-Hojas_Parroquias.html

SALUDO DEL PARROCO

¡Eureka! Ya he recuperado mi teléfono y mi correo. El primero me salió 'rana' de la compra y llevo más de diez días sin teléfono, para que los sepáis los que me habéis podido llamar. Y el segundo también me lo habían cortado porque hemos cambiado en la parroquia de 'servidor'. He tenido que 'negociar' para que me mantengan el mismo y el mismo servidor porque me parecía mucho lío eso de tener que cambiar de correo. Y como al final está probado que 'el 31 de diciembre, san Silvestre'. Es decir que todos son parecidos y que al sumar sale la misma cantidad de cobrar y la misma falta de formalidad, pues.... Hasta el domingo que viene.... espero. (Por la Hoja que os envío veréis que he estado tres días en Galicia; y ahora mismo me voy para pasar otros tres día en el Pirineo, la Vall de Boí). Pero el sábado hay que estar aquí. Un abrazo, amigos. Tomás

* Nuestra solidaridad debe de impulsarnos a tomar acciones decididas, capaces de crear nuevas formas de compromiso: Sin pan y sin amor no hay eucaristía.

* No es lo que está roto, no, el agua que el vaso tiene; lo que está roto es el vaso, y el agua al suelo se vierte.
No es lo que está roto no, la luz que sujeta el día; lo que está roto es su tiempo y en la sombra se desliza.
No es lo que está roto, no, la caja del pensamiento; lo que está roto es la idea que la lleva a lo soberbio…

Habría que recitar este himno del rezo de la Iglesia a todos los responsables de los pueblos y de la gente sencilla. Políticos, economistas, doctores, eclesiásticos sobre todo. Pero los responsables decimos. No la gente sencilla, no los que acatamos directrices y nos acomodamos a lo que se impone. No quienes ‘se fían de los que saben’ y aceptan su papel obedeciendo a la sociedad de la que forman parte sin quebrantar sus propias opciones de vida ni los compromisos adquiridos por ello. Y por tanto son el agua que llena la existencia, y la luz que atrae y conduce hacia el futuro. No es esa gente la responsable de decisiones quebradas, leyes que los graban desigualmente, ni tradiciones que anquilosan la libertad, la creatividad y la esperanza.

Porque en realidad en el pueblo ‘yo sólo he visto gente muy obediente hasta en la cama’, que dice la canción. ¿Quién es el responsable entonces?

Diremos que todos… pero cada uno en el ámbito de su propia capacidad, dones o libertad. Lo que no funciona es el vaso, la luminaria o la ‘institución’, el molde con el que se intenta domeñar a los demás. Lo que estorba es ‘el sistema’, la ‘familia’, los bloques y parapetos en los que algunos tratan de salvar sus vidas, no dispuestos nunca a perderla para que haya vida.

Tenemos hoy una sociedad que hace aguas por todas partes. E intentan salvar el molde en la economía, en los valores, en las relaciones ideológicas… en lo que es perecedero, marginal y engañoso. Tiene que gritar por ello Jesús: “Dadles vosotros de comer”. Olvidaos de todo lo anterior y compartid novedad, pan, fraternidad, y el que tenga cinco panes que sean y un par de peces de ideas, tiempo o pan… que lo comparta. Surgirá algo novedoso: el Reino de Dios, el de las Bienaventuranzas que se renueva cada mañana.

Lecturas del DOMINGO XVIII ORDINARIO

LECTURA DEL PROFETA ISAÍAS 55,1-3

Así dice el Señor: "Oíd, sedientos todos, acudid por agua, también los que no tenéis dinero: venid, comprad trigo, comed sin pagar vino y leche de balde. ¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y el salario en lo que no da hartura? Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos. Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme, y viviréis.
Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David."

Salmo: ABRES TÚ LA MANO, SEÑOR, Y NOS SACIAS DE FAVORES.

El Señor es clemente y misericordioso, / lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, / es cariñoso con todas sus criaturas. R.

Los ojos de todos te están aguardando, / tú les das la comida a su tiempo; abres tú la mano, / y sacias de favores a todo viviente. R.

El Señor es justo en todos sus caminos, / es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, / de los que lo invocan sinceramente. R.

CARTA DE SAN PABLO A LOS ROMANOS 8,35.37-39

Hermanos: ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada? Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 14,13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: "Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer". Jesús les replicó: "No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer". Ellos le replicaron: "Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces." Les dijo: "Traédmelos".

Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

MOVIMIENTO PARROQUIAL: BAUTIZOS

Día 6 de julio de 2014

1. UNAI, hijo de Gorka Robledo Rodríguez y Esmeralda Pérez Jiménez
2.-ANDREA hija de Juan Garrido Cano y Mª Lourdes Calahorrano Adán
3.- PABLO, hijo de César Palacios García y Josefa García Valdecantos

Día 19 de julio de 2014

1- ANDREA, hija de Jorge Carreras Peñalva y Alejandra Ulecia Martínez
2.-DANIEL, hijo de Jorge Carreras Peñalva y Alejandra Ulecia Martínez
3.- IRENE, hija de Carlos Sáenz de Tejada Benito y de María de los Santos Gutiérrez
4.- LEIRE, hija de David Hernández Bachiller y de Valvanera Sanz Ochoa.
5.- YAIZA, hija de Oscar Jiménez Ovejas y de Mª Carmen Quiñones Ruiz de la Torre
6.-IZÁN, hijo de Hugo Moreno Salcedo y de Laura Solana Martínez de Quel
7.- NAIA, hija de Fernando Pascual Araluce y de Erika Urbina Arias.

* Sólo nos ponemos en camino hacia Dios cuando algo nos hace falta, cuando echamos de menos lo necesario, sin darnos cuenta de que, en el fondo, sólo El nos falta, sólo El nos es necesario.

“CASA, ERMITA Y CIPRÉS, PAZO ES”

Viajar por Galicia siempre es una maravilla, pero acercarse a las orillas del Sil y del Miño, lo que llaman la Ribeira Sacra, es una constante sorpresa. Y te lleva sin querer a tiempos pasados. Tiempos pasados que eran hoy hasta hace cincuenta años, como lo era aquí la vida en los pequeños pueblos de la Sierra y Cameros, la Sierra de Alcarama y de Oncala y que hoy están abandonados. Testigos mudos de unos valles donde las voces de los niños y el trabajo de los adultos resonó a lo largo de miles de años.

Sumergirse en las intrincadas carreteras que hoy unen en aquellas abruptas montañas cada pequeña población, casa rural, pazo o aldea; visitar alguno solamente de los incontables ‘lugares sacros’ que se esconden entre rocas y robles, causa impresión.. Pero aún más sorprende la voz del guía sabio que te descubre el significado de cada cultivo, de cada cueva, de cada una de las piedras en pie o caídas que arrastran la imaginación al origen de las culturas sin encontrar nunca una explicación convincente.

Todo queda sumergido en la duda del decir gallego: “Esto significa…. pero puede significar lo contrario…”

Las riberas de los dos ríos son paredes de granito resquebrajado que permite entre sus grietas el asentamiento de pequeños montones de tierra fértil en la que el trabajo ha hecho surgir la vid.

La Ribeira Sacra tiene su reconocimiento como lugar de buen vino.

Merecido.

Desde el catamarán que nos lleva por el agua de los pantanos que anegaron ambas orillas en los años 50/60 se perciben las duras condiciones en que ese fruto se consigue; algo inimaginable entre los viñedos de La Rioja. Enmudeces al pensar en el trabajo de los antiguos y al percibir la imposibilidad de que unos frutos conseguidos a ese precio humano puedan ser compensados después con el mejor de los precios. La misma impresión que causan los bancales del Cidacos aguas arriba.

No es sin embargo solo eso lo que nos llama la atención: en las zonas más suaves, en las que se percibe la presencia de casas, huertos, alguna carretera… y entre la densa vegetación ‘levanta su cresta el silencioso ciprés’. Y aquí vino la emotiva explicación del guía: Como entre los árboles es imposible saber dónde puede haber alguien que pueda socorrerte, desde antiguo se cuidó el pueblo gallego por algo inherente a la naturaleza humana: la hospitalidad. Se entendía que había de ser lo propio del buen cristiano. Y por ello se hizo costumbre manifestar esta disposición con la presencia de un ciprés junto a la casa, o la ermita o el monasterio… Sobresale mucho el ciprés sobre el resto de los árboles de forma que en la amplísima vista de aquellas laderas se pueden contar perfectamente cada uno de ellos.

Un ciprés significaba que allá podrás dormir. Si había dos cipreses, significa que encontrarás también comida; si hubiera te darán de cenar. Y si hay cuatro…. En el Monasterio de San Estevo de Sil, el más importante de la zona se dice que allá los viandantes y los vecinos encontraban también medicinas de su botica, ya que su dedicación a las plantas medicinales eran conocidas en todas partes.

De ahí el dicho: “Casa, ermita y ciprés, pazo es”. El pazo todos sabemos que es la casona noble de alguna familia pudiente campesina. Pero esa nobleza se aplica a toda aquella casa en la que se ejerza la hospitalidad. Esa es la verdadera nobleza.

MONASTERIOLOS

Seguramente serán pocos los que sepan qué significa esta extraña palabra, pero es frecuente en estudios sobre los monasterios medievales.

Había grandes monasterios que todos conocemos y los había también medianos y pequeños o muy pequeños: una familia que decidía ‘donarse’ a los pobres con sus personas y sus bienes ya constituían un pequeño monasterio (de ahí ‘monasteriolo’). Y era muy frecuente que esto se hiciera sin más protección jurídica que los mismos protagonistas. La vida de los monjes era muy admirada por el pueblo llano; la dedicación de por vida a ‘la oración y el trabajo’, como había recomendado san Benito atraía a multitudes. Y los seglares, los matrimonios, las familias de alguna manera quedaban excluidos de aquella vida que se llamaba de perfección por sus obligaciones familiares y por su estado conyugal. (Hoy nadie se atrevería a decir que un ‘estado’ sea mejor ni peor dentro de la Iglesia “Nadie es más que nadie’. La distinción, si acaso, la dará la mayor o menor entrega al Reino de Dios desde el estado de cada uno).

De esto hemos escuchado estos días hablar mucho en la Galicia más antigua: los monasterios mínimos eran incontables, muchos mixtos. Siempre se cree que eran monjes y monjas, cuando en realidad es mas sencillo pensar en familias sin excluir lo otro. Y su regla era la que ellos se imponían.

Después de todo, como repite santa Clara estos días como si fuera un mantra, ‘la regla es el Santo Evangelio’. Sin embargo desde aquellos tiempos para acá el esfuerzo generación tras generación ha sido en la Iglesia la unificación, la concentración, igualación de todos los movimientos y pensamientos de la Iglesia. Y lo que era un bien en principio, superar la anarquía del cada uno se las componga, ha derivado en una situación no menos conflictiva y mucho más empobrecedora: la uniformidad.

Por eso no ha de extrañar que en estos tiempos de confusión sobre el camino a seguir, surjan experiencias tan diversas que nos asustan. Movimientos carismáticos, sin orden ni regla por definición (al menos en principio), extremos en la austeridad o el rigorismo, o gentes que se quieren mimetizar de tal forma con el mundo que les rodea que desaparece fácilmente su carisma evangelizador; movimientos de muchos afiliados o de grupos con la vitela de ‘selectos’. Unos silenciosos y otros sonoros y teatrales….
¿Qué hacer? De momento, dejar hacer. “Prefiero una iglesia que se manche, a una iglesia muda encerrada en el templo’ . Algo así ha dicho el papa Francisco. Y sin temor. Pero con la audacia del Espíritu, la prudencia del guardar la viña (no perder la identidad creyente), y la alegría del evangelio cuando se viven los valores del Reino de Dios.

Hoy es muy necesario romper esquemas heredados sin contenido.

Habría que multiplicar nuestros ‘monasteriolos’: grupitos de personas volcadas en vivir para el Reino que anuncia el evangelio y preocuparnos del mañana. No se trata de ser muchos ni pocos, de ser los primeros o los últimos, o de ser los únicos. Se trata de ser.

Existen hoy numerosas ‘comunidades de base’ por todas partes. Están muy preocupadas por encontrar sucesión. ¿Para qué? Si los hijos no les siguen es que no se les ha dado la gracia de la elección. Hay que dejarlos seguir su camino. Y si la ‘comunidad’ a nosotros nos ha servido para avanzar en el vivir a Cristo, pues ya ha cumplido su tarea. Dejémosla morir en paz con nosotros.

Otros vendrán buscando al Señor que es lo esencial. Y encontrarán sus propias estructuras que les ayuden. Pero no debemos gastar ni un penique en sostenerlas. Resultaría ridículo empeñarse en mantener los andamios en pie cuando la casa ya se ha terminado.


© 2008-2017 STVRIOJAAcerca de ...Condiciones de UsoWebmaster Indómita