ver stv en directo bienvenido a stv

ARNEDO. El Alcalde de Arnedo cree que han sido unas fiestas tranquilas y destacadas en el ambiente

STVRioja Baja
ARNEDO. El Alcalde de Arnedo cree que han sido unas fiestas tranquilas y destacadas en el ambiente.

El Alcalde de Arnedo ante la petición de STV, nos hace un balance de las fiestas que acaban de finalizar, las cuales las califico de ‘fiestas tranquilas y con gran ambiente en gran cantidad de actos’.

Comenzó diciendo que la asignación que se da a las peñas para que realicen diferentes actos en las fiestas, no se rebajo, así como ha ocurrido en otras partidas como las dedicadas a los juegos y otros. Pedía disculpas por las tres obras que se están llevando a efecto en Arnedo, colector en Eliseo Lerena, aparcamientos en la Plaza de España, y paseo Constitución. Al estar estas obras, ha habido que realizar diferentes cambios, como el encierro, la carpa y otros actos, lamentando que los cambios en la misa y procesión hayan traído tantos comentarios en contra, ‘se hizo con la mejor intención’.

En referencia a los actos en la Puerta Munillo, no se han hecho este año más 'por que la capara estaba lejos y la gente no hubiera podido acudir a los dos sitios', por eso se suspendieron los conciertos que se celebraran en la Puerta Munillo a las 20 horas, manifestando el edil ‘ las obras finalizarán y retornarán los actos a su ubicación habitual , también se estudiará por donde transcurrirá el encierro de reses bravas o si se quedará en la nueva ubicación’.

Concluyo diciendo que han sido unas buenas fiestas, aunque se tenga que estudiar la forma de hacerlas mas atractivas para que la gente se quede en Arnedo y no salga de vacaciones, a lo que dijo ‘nada se puede hacer ante las ofertas de las agencias de viajes que son tan atractivas y económicas y ofrecen unos días de vacaciones, por muy poco dinero’.
08
Oct
2010
STVRioja Baja STVRioja Baja

Historial de Noticias

Fecha








Contenido

Búsqueda personalizada


© 2008-2018 STVRIOJAAcerca de ...Condiciones de UsoWebmaster Indómita