ver stv en directo bienvenido a stv

Farmamundi distribuyó en 2008 más de una tonelada de antipalúdicos en África

STVRioja Baja
Farmamundi distribuyó en 2008 más de una tonelada de antipalúdicos en África

Valencia, 24 de abril de 2009.- La malaria sigue siendo la enfermedad infecciosa que produce mayor morbilidad y mortalidad en el mundo. Pese a ser una patología fácilmente prevenible y tratable, lo cierto es que alrededor de un 40% de la población mundial corre el riesgo de contraer paludismo, según los últimos datos aportados por la Organización Mundial de la Salud.

En África Subsahariana más de un millón de personas, la mayoría de ellas niños menores de cinco años, mueren de malaria al año, lo que representa el 90% de defunciones por esta patología en todo el mundo. Estas cifras, desgraciadamente, señalan esta zona del mapa como la región más castigada por la enfermedad, transmitida por el mosquito hembra Anopheles. Unos datos que evidencian la relación entre malaria y pobreza.

En este sentido, en 2008 el Área Logística Humanitaria de Farmamundi (ALH) suministró 1,2 toneladas de antipalúdicos al continente africano para combatir la malaria. Durante el año, desde la sede central de la organización, en Valencia, salieron varias partidas de medicamentos y material sanitario a países como Gambia, Guinea Ecuatorial, Liberia o Sierra Leona, entre otros.

Terapias combinadas para evitar las resistencias

En los últimos años se ha acelerado el ritmo de aparición de resistencia parasitaria a los antipalúdicos más seguros y baratos, como la monoterapia con cloroquina. Por ello, desde 2007 la organización viene apostando por combatir el paludismo mediante la utilización de asociaciones farmacológicas, pese a que sigue suministrando también los fármacos más antiguos que todavía son efectivos en algunas regiones donde aún no se ha generado resistencia y cuyo coste de producción es más bajo.

“Las últimas recomendaciones de la OMS instan al uso de terapias combinadas con artemisinina (TCA) como el tratamiento más efectivo para erradicar la enfermedad”, explica la responsable de ventas de ALH-Farmamundi, Inma Barquero. Cuando se utiliza el TCA correctamente, utilizando derivados de la artemisinina con otros antipalúdicos como la lumefantrina o la amodiaquina, la eficacia curativa de la artemisinina se acerca al 95%, y es muy poco probable que el parásito se vuelva resistente, según datos de la OMS.

"Actualmente disponemos de TCA consistentes en comprimidos diferentes presentados en el mismo blister para el tratamiento del paludismo en zonas con elevada farmacorresistencia”, también conocidos como co-blisters, explica el responsable de producto de ALH, Jorge Gandía. Sin embargo, Farmamundi ya está trabajando para incorporar las dosis fijas combinadas de estos antipalúdicos en un solo comprimido. Esta terapia de comprimido único facilitaría la mayor adherencia de los pacientes, es decir, una mayor constancia del enfermo para mantener el tratamiento y reducir así el riesgo de resistencia a los medicamentos.

“Es más, Farmamundi desde 2007, siguiendo las recomendaciones de la OMS, ha abandonado el suministro de terapias basadas en un sólo fármaco derivado de la artemisinina, ya que puede generar la aparición de cepas resistentes a este fármaco, provocando que no haya un tratamiento alternativo y desembocando en unos años en una catástrofe sanitaria”, advierte Gandía.

Al catálogo de antipalúdicos Farmamundi ha incorporado este año repelentes en loción-spray y toallitas para luchar contra los vectores transmisores de la malaria. Además, dispone de unas mosquiteras impregnadas de insecticida de larga duración recomendadas por la OMS, y también de diagnósticos rápidos, cuya portabilidad permite que no sea necesaria la supervisión de un técnico o un laboratorio para realizar el análisis, consiguiendo la detección de la enfermedad a tiempo.

Calidad frente a las falsificaciones

Con motivo del Día Mundial Contra la Malaria, Farmamundi quiere hacer especial hincapié en la importancia de asegurar una calidad en los tratamientos contra la enfermedad frente a la creciente proliferación de antipalúdicos falsos y productos subestandar.

En muy poco tiempo han habido muchas novedades en este mercado, sobre todo en el de los derivados de la artemisinina todavía se está experimentando. Esta situación ha sido el caldo de cultivo perfecto para la aparición de falsificaciones que persiguen hacer negocio con la salud, un derecho universal, aprovechando el desconocimiento y la indefensión de los más pobres.

Al año mueren más de un millón de personas a manos de esta enfermedad y se cree que los medicamentos falsos contra la malaria contribuyen a un número significativo de estas tragedias. Por ello, según explica el Área Logística Humanitaria, “debemos asegurar la calidad de los medicamentos y del material sanitario que enviamos, asegurando que todos cumplen con las buenas prácticas de fabricación (GMP, siglas en inglés)”. En este sentido, todos los medicamentos –incluidos los antipalúdicos- que suministra la ONG provienen de laboratorios europeos que cumplen esta normativa.

Ejemplo de estas buenas prácticas ha sido la reciente colaboración de ALH con instituciones científicas pioneras en la lucha contra la malaria. Este año hemos suministrado a la Fundació Privada Clínic per a la Recerca Biomèdica y la University of Melbourne Department of Medicine (RMH/WH) el medicamento sulfadoxina + pirimetamina 500/25 mg en comprimidos para el Estudio MiPPAD que se está llevando a cabo en la República de Benin, Gabón, Tanzania, Mozambique y Papúa-Nueva Guinea, entre otros países.

Más información: Paloma Pérez
Comunicación Farmamundi
comunicacion2@farmamundi.org

24
Abr
2009
STVRioja Baja STVRioja Baja

Historial de Noticias

Fecha








Contenido

Búsqueda personalizada


© 2008-2018 STVRIOJAAcerca de ...Condiciones de UsoWebmaster Indómita